A favor de una cooperación transformadora

Atravesamos una profunda crisis mundial que manifiesta la incapacidad del modelo hegemónico de enfrentar las crecientes desigualdades de todo tipo que nos asuelan. Además, cada vez se hace más evidente que dicho modelo está poniendo en riesgo la propia sostenibilidad de la vida, como se deriva del análisis del contexto climático y energético. Estos nos ofrecen un escenario presente y futuro marcado por la inestabilidad y por el agotamiento de los recursos fósiles sobre los que se ha asentado el patrón vigente de crecimiento incesante, lo que provoca que asistamos a un momento histórico de especial significación e incertidumbre, ante el que nada será igual. Se torna por tanto urgente y necesario transitar hacia formas alternativas de organizar la vida, hacia alternativas al modelo de desarrollo dominante.

Este es nuestro principal reto común, no exento de una gran complejidad. La misma es fruto no sólo de la lógica multidimensional e interactiva de los retos a los que nos enfrentamos (cambio climático, transición energética, gobernabilidad democrática, migraciones, cuidados, violencia, etc.), sino también del nuevo escenario político surgido del proceso de globalización neoliberal. Este ha alterado las fórmulas de entender la ciudadanía y la soberanía vinculadas al Estado-nación, sustituyéndolas por otras de menor intensidad democrática, que alejan las decisiones de las personas y los pueblos y que incluso las privatizan y corporativizan. En esta nueva gobernanza global ya no sólo participan los Estados, sino también muchos otros actores como empresas transnacionales, movimientos sociales, organismos multilaterales, pueblos y comunidades, etc., operando desde claves diferentes y en sentidos diversos. Es por tanto estratégico abordar la compleja agenda global desde una explícita defensa de la vida en su sentido más amplio, así como entender el nuevo escenario mundial desde la interdependencia y la corresponsabilidad de agentes que defienden objetivos comunes, rompiendo con dicotomías como Norte/Sur, institucional/social, etc.

La cooperación internacional no puede ser ajena al momento convulso que atravesamos. Así, no puede limitarse a la mejor o peor gestión de una serie limitada de recursos a favor de la lucha contra la pobreza y las desigualdades. Al contrario, pensamos que debe dar el salto a convertirse en un espacio de verdadera solidaridad internacional entre personas y pueblos, que promueva el diálogo político sobre los grandes retos comunes –anclados fuertemente en las dinámicas locales–, que vincule agendas de aquí y de allá, y que promueva una sociedad crítica, organizada y movilizada. Para ello, es importante que la cooperación internacional se abra a las nuevas agendas que defienden alternativas al desarrollo vigente, que se preocupan por la vida de todas/os, que se abra a otros sujetos que impulsan procesos de emancipación y justicia social, y se redefina en función de estas nuevas metas y alianzas.

Precisamente la cooperación descentralizada –y dentro de ellas la impulsada por el Gobierno y las instituciones vascas– es un espacio idóneo en este sentido, dada su cercanía a los agentes sociales, a su experiencia acumulada y a su capacidad de transformación ante un nuevo escenario global. Por todo ello, planteamos un giro en la política pública de cooperación internacional del Gobierno Vasco basada en 5 señas identitarias.

  1. Una cooperación vasca coherente y comprometida con las agendas de cambio

La cooperación vasca, ante el contexto global antes señalado, debería explicitar su compromiso con las múltiples y diversas agendas de emancipación que, desde diferentes enfoques y lugares, apuesta de manera inequívoca en defensa de la vida, el bien común, la democracia y la sostenibilidad.

Así los feminismos, la transición energética, la lucha contra el cambio climático, las economías solidarias y comunitarias, la soberanía alimentaria, la descolonización, el Estado plurinacional, la democracia participativa, etc. –especialmente de los elementos comunes a todos estos enfoques–, deberían ser referentes de la cooperación vasca, y como tal definir las prioridades políticas y presupuestarias.

Esta intersección de agendas debería ser la referencia para impulsar una dinámica de coherencia de políticas (CpD) que se extendiera desde la solidaridad internacional al conjunto de la acción política del Gobierno Vasco, siendo de especial relevancia el conjunto de la Acción Exterior –donde destaca la internacionalización empresarial en el marco de la Estrategia Basque Country–.

Precisamente en este sentido, la cooperación vasca debería ser ajena a cualquier apuesta de desarrollo que no rompa con el crecimiento económico capitalista, el ánimo de lucro y la maximización de la ganancia, ya que estas premisas ahondan en la gravedad de la crisis que atravesamos.

Apelamos por tanto a:

  • Incluir y explicitar las agendas de cambio como referencia fundamental del conjunto de la cooperación vasca, manifestando su incompatibilidad con la agenda basada en el crecimiento económico, a la que la cooperación vasca debe ser ajena.
  • Impulsar una agenda de coherencia de políticas en base a criterios explícitos de defensa de la vida, el bien común, el marco internacional de derechos humanos y la sostenibilidad.
  • Iniciar y avanzar en un proceso de reflexión participativo sobre la actualización del modelo de cooperación que priorice los sujetos de cambio y los territorios que se vienen acompañando desde Euskadi, y vaya dejando en un segundo plano el modelo de cooperación actual centrado en los proyectos
  1. Una cooperación vasca inclusiva con los agentes sociales en defensa de la vida

Vivimos como ya hemos dicho un escenario político marcado por la democracia de baja intensidad, las soberanías compartidas y la diversidad de agentes que participan en la vida social y política global.

La cooperación vasca debe hacer un esfuerzo por vincularse y aliarse con aquellos sujetos de emancipación que impulsan y articulan las agendas del cambio señaladas en el apartado anterior, desde una lógica abierta, inclusiva e internacionalista. En este sentido, es fundamental superar la hegemónica consideración de agentes prioritarios de la cooperación descentralizada (instituciones y ONGD) para ampliar la mirada a los movimientos sociales y a las entidades de la economía solidaria. Además, el foco de actuación no debería ser el asimétrico y jerarquizado eje Norte/Sur, sino una lógica local/global de articulación de agendas y sujetos, a partir de análisis de las potencialidades y capacidades de cada territorio.

De esta manera, planteamos la necesidad de transitar hacia nuevos espacios de diálogo político entre instituciones, ONGD, movimientos sociales y entidades de la economía solidaria, articulándose en pos de metas comunes.

En sentido contrario, creemos que las dinámicas y premisas de actuación de las empresas transnacionales (que acumulan un inmenso poder económico, cultural, político y jurídico) son incompatibles con las que defiende la cooperación vasca, por lo que no tienen cabida en la misma. Así, si la Ley Vasca de Cooperación para el Desarrollo de 2007 no considera a la empresa como agente de cooperación, esta consideración debe extenderse a toda forma directa o indirecta de participación en la política vasca de entidades con ánimo de lucro.

Apelamos por tanto a:

  • Reconocer explícitamente a los movimientos sociales y a las entidades de economía solidaria como agentes prioritarios de cooperación.
  • Redefinir el Consejo Vasco de Cooperación en función de la participación activa de estos agentes, incidiendo además en las capacidades reales de este espacio a la hora de tomar decisiones y generar diálogo político internacionalista.
  • Crear nuevos instrumentos y vías de apoyo específicos para movimientos sociales y entidades de la economía solidaria, adaptados a sus identidades, agendas y voluntades.
  • Favorecer la alianza entre agentes sociales diversos en los diferentes instrumentos vigentes o por crear.
  • Impedir la inclusión del ánimo de lucro en la política vasca de cooperación, tanto de manera directa como indirecta.
  1. Una cooperación vasca que prime la Educación para la Transformación Social

La cooperación actual se basa en la dicotomía Norte/sur, Cooperación/Educación, que presupone una notable diferencia en lo que se hace en otros países (desarrollo) y lo que debe hacer en EH (EpT). Planteamos la necesidad de transitar hacia una política que borre esta línea, a favor de una cooperación internacional cuya meta sea la de articular agendas y sujetos, generando ciudadanía crítica, organizada y movilizada.

Teniendo este horizonte, y dada la asimetría de partida entre cooperación y EpT (que presupuestariamente suele ser de un 90% frente a un 10% del presupuesto total), planteamos la necesidad de hacer una apuesta firme en defensa de una EpT que sirva de espacio privilegiado para el impulso de las agendas del cambio y de la lógica inclusiva de agentes sociales.

La Agencia Vasca de Cooperación para el Desarrollo del Gobierno Vasco (AVCD) ha dado un paso en este sentido al poner en marcha el proceso de plan de acción sobre EpT, pero debe ser reforzado con una voluntad política firme.

Apelamos por tanto a:

  • Explicitar la apuesta por una EpT donde destaque la incidencia política, la comunicación, la investigación (y especialmente los procesos que vinculen todos estos ámbitos).
  • Romper el estrecho marco Norte/sur en favor de una mirada de solidaridad internacionalista basada en el enfoque local/global.
  • Favorecer de manera nítida las alianzas con movimientos sociales y entidades de la economía solidaria.
  • Aumentar el presupuesto de EpT hasta el 30% del total.
  • Establecer mecanismos específicos para que las agendas de los Movimientos Sociales tengan espacios en sistema educativo formal de Euskadi, y contribuyan a reforzar la capacidad de análisis crítico del estudiantado
  1. Una cooperación vasca política, pero técnicamente coherente

Si los apartados anteriores hacen referencia a una nueva lógica política de la cooperación vasca, ahora incidimos en la necesidad de que esta se concrete en instrumentos y dinámicas técnicas y administrativas coherentes con dicha lógica. Planteamos así que no es posible avanzar políticamente si a la vez no se redefinen el enfoque de trabajo, relacionamiento entre agentes, etc.

Apelamos por tanto a:

  • Nuevos instrumentos –y/o revisión de los actuales– coherentes con el momento que atravesamos y con los sujetos sociales prioritarios. En este sentido, que se proyecten en el largo plazo, que asuman la incertidumbre, que se basen en la confianza, que favorezcan las alianzas, etc.
  • Generar nuevos instrumentos que potencien la participación de movimientos sociales y entidades de la economía solidaria.
  • Generar nuevos instrumentos que potencien la apuesta por la EpT, como los programas de EpT.
  1. Una cooperación vasca dotada suficientemente y estable

Aunque hemos indicado que la cooperación debe ser algo más que acceso a recursos, estos también son necesarios. El compromiso de alcanzar el 0,7% establecido en la Ley vasca ha sido sistemáticamente incumplido, por lo que como primer paso en la apuesta por un diálogo internacionalista, planteamos su cumplimiento inmediato.

Apelamos por tanto a:

  • Comprometerse de manera inmediata a un horizonte de cumplimiento del 0,7% en la actual legislatura.

Aportes a la Estrategia de Transformación Social dinamizada por la AVCD

Punto de partida
La Plataforma Elkartasuna Eraldatuz[1] nace en 2015 con el objetivo fundamental de reflexionar e incidir en favor de mayores espacios para la cooperación transformadora, a través de una revisión integral de las dinámicas hegemónicas hoy en día en la cooperación internacional –con especial énfasis en la vasca–. En este sentido, partimos de la firme creencia en el potencial emancipador de esta herramienta oficial de solidaridad entre los pueblos, al mismo tiempo que pensamos que es necesario un debate profundo sobre su identidad presente, si realmente queremos que dicho potencial se desarrolle en este contexto de crisis que entendemos no sólo de recursos, sino también de objetivos, agentes e instrumentos.

Partiendo de esta premisa, Elkartasuna Eraldatuz aboga por un proceso de transición en la cooperación vasca que camina desde su actual énfasis en el apoyo a líneas estratégicas en base a proyectos, hasta un enfoque que prime el fortalecimiento de sujetos estratégicos y la alianza estructurada con territorios con los que existe un vínculo especial. De esta manera, estimamos que la cooperación vasca ha impulsado a lo largo de su historia múltiples y diversas iniciativas y procesos de gran calado e impacto político pero pensamos que estas, en la actualidad, se ven constreñidas por dicho enfoque de líneas y proyectos. Por ello, pensamos que otra forma de entender la cooperación vasca ayudaría a impulsarlas de forma más natural, avanzando así en términos de incidencia, de coherencia de políticas, de legitimidad social, etc. Y vemos en la apuesta por sujetos y territorios la fórmula que más puede ayudar en este sentido. Así, abogamos por una cooperación vasca que amplíe la mirada hacia otros agentes –dentro de los cuales destacamos el papel fundamental de los movimientos sociales- generando junto a ellos espacios de diálogo político que enfrenten las asimetrías globales desde lógicas internacionalistas que superen el binomio Norte-Sur. Además, y de manera complementaria, se apuesta por establecer alianzas estratégicas con ciertos territorios donde impulsar desde lo concreto esa lógica de diálogo político entre agentes diversos (ONGD, movimientos sociales, instituciones, etc.)[2].

La Educación para la Transformación Social (ETS) es, dentro de nuestra propuesta, un ámbito estratégico, ya que parte de fundamentos muy similares al enfoque de cooperación propuesto por Elkartasuna Eraldatuz en lo relativo a fortalecer el carácter político o a generar ciudadanía y pensamiento crítico. En este sentido, saludamos la iniciativa de la Agencia Vasca de Cooperación para el Desarrollo (AVCD) de poner en marcha este proceso de formulación de la ETS y hacerlo además desde claves interesantes, tal y como se recoge en los documentos hasta ahora difundidos: la ruptura con la dinámica Norte-Sur, la apuesta por la coherencia de políticas, la voluntad de sumar actores, y el papel explícito que se confiere a los movimientos sociales. Tomando estos elementos positivos como base, planteamos a lo largo del presente texto una serie de aportes que se formulan con ánimo propositivo, de fortalecimiento de lo ya avanzado por la AVCD, y desde una lógica de complemento a las bases del proceso. Por último, y dentro de las claves antes señaladas, no planteamos este documento como una propuesta de máximos vinculada a nuestra apuesta por una cooperación centrada en sujetos y territorios, sino que más bien ofrecemos una serie de aportes que, desde la realidad actual, permitan y faciliten el necesario debate sobre la identidad de cooperación vasca desde una mirada más amplia que la hoy en día vigente.

Aportes estrategia

Los aportes que Elkartasuna Eraldatuz realiza al proceso de ETS en marcha cubren dentro de una misma lógica un continuum de aspectos que van desde lo político a lo técnico-administrativo. En este sentido, dichos aportes los dividimos en cinco apartados: voluntad política (peso político y presupuestario de la ETS); marco de referencia (marco teórico); estrategias, ámbitos y agentes (prioridades); instrumentos y, finalmente, aspectos técnico-administrativos. Partimos de la premisa de que todos y cada uno de estos 5 apartados deben abordarse dentro de una estrategia como la actualmente en proceso de elaboración, ya que no son sólo aspectos complementarios sino necesarios, dentro de una estrecha correlación entre voluntad política, elementos estratégicos e implementación de los mismos.

Combinamos en este sentido propuestas más generales con otras más concretas, pero que cubren todo el recorrido antes señalado. En todo caso, mostramos nuestra voluntad de participación si fuera necesario profundizar en el desarrollo de estas 14 propuestas, que esperamos sirvan para dotar de contenido a este proceso que pretende dar un nuevo enfoque a la ETS.

A. Voluntad política
La voluntad política de dotar de peso político a la ETS es una de las premisas que nos planteamos, la cual se debería trasladar en nuestra opinión a estructuras sólidas y a un presupuesto acorde con dicha voluntad, que posibiliten el diálogo político y la puesta en marcha de nuevas iniciativas de mayor impacto. En función de estas premisas, proponemos:
1. Presupuesto ETS: Planteamos elevar el presupuesto de ETS de manera progresiva hasta el 30% del total de los fondos distribuibles, en un contexto en el que se cumplan al menos las Orientaciones Generales del Parlamento Vasco en materia de presupuesto de cooperación internacional para el período 2014-2017, aunque sin perder de vista el verdadero objetivo del 0,7%.
2. Estructura ETS en la AVCD: Proponemos la creación de una Estructura/Unidad de ETS dentro de la AVCD, con personal específico y estrictamente vinculado a ETS. Esta estructura debería superar la supuesta transversalidad actual, generando un espacio de referencia y de incidencia, interno y externo, que garantizara un diálogo estable y sólido entre agentes sociales e institucionales, así como un seguimiento específico a la propia Estrategia.

3. Grupo específico de ETS en el Consejo Vasco de Cooperación para el Desarrollo (CVCD): Abogamos por generar en el seno del CVCD un grupo específico de ETS, conformado por actores diversos, y que posibilite el desarrollo del diálogo político necesario para dar seguimiento y evaluar el desempeño y avance de la estrategia.

B. Marco de referencia
Dentro de las apuestas estratégicas y prioritarias que pudieran realizarse, proponemos:
4. Marco de referencia: Apostamos por definir con claridad, simplificar y actualizar cuál es el marco de dimensiones prioritarias, estableciendo con claridad qué perspectivas y contenidos específicos incorpora cada una de dichas dimensiones, frente al interesante pero complejo y no del todo claro marco actual, en base a tres dimensiones y dos transversales.
5. Dimensiones política y pedagógica: Dentro de la revisión integral del marco de referencia propuesto en el punto anterior, abogamos por destacar especialmente estas dos dimensiones, incluyendo en las mismas las antiguas líneas transversales y la dimensión intercultural –convertida en apuesta por las diversidades–. La primera nos parece fundamental en una estrategia que pretende generar pensamiento y ciudadanía crítica, por lo que se plantea ya de partida objetivos políticos específicos, que deben trasladarse por tanto a las dimensiones prioritarias. En este sentido, esta dimensión podría incluir al menos los siguientes contenidos: pertinencia e impacto, sujetos, alianzas y redes, enfoque local-global, enfoque de derechos, perspectiva feminista, diversidades. Por otro lado, la dimensión pedagógica complementa a la política desde claves aterrizadas y adaptadas al ámbito, sujetos y perspectivas que se impulsan desde cada iniciativa.

C. Estrategias, ámbitos y agentes
El presente apartado se centra en la propuesta de prioridades para la estrategia ETS a partir del marco de referencia establecido, tanto en lo que se refiere a estrategias (investigación, incidencia, sensibilización, etc.), a ámbitos (educación formal, no formal, etc.) y a agentes/población-sujeto. Partiendo de la diversidad defendida en el Plan vigente, planteamos los siguientes aportes.
6. ETS en el conjunto de la política de cooperación: Como premisa más general, partimos de la necesidad de ir diluyendo las líneas divisorias entre ETS y cooperación, entre Norte y Sur, por lo que planteamos que, más allá de las iniciativas específicas de ETS, la AVCD progresivamente vaya incluyendo los parámetros de la ETS en toda iniciativa que propulse, desde la perspectiva de generar ciudadanía crítica y de un enfoque local-global que articule agendas y sujetos.
7. Estrategias: Dentro del marco más habitual de la ETS, y viendo como positiva la diversidad de estrategias posibles, creemos que habría que superar la hegemonía de la sensibilización clásica, para dar especial valor a las apuestas por la incidencia política y social. En este mismo sentido, es preciso impulsar procesos e iniciativas integrales que vinculen varias fases desde la investigación hasta la incidencia y la comunicación. Las fórmulas para concretar esta propuesta podrían ir desde el establecimiento de unos mínimos presupuestarios por línea, hasta una mayor puntuación para dichas iniciativas en las tablas de baremación de las convocatorias correspondientes.
8. Ámbitos: Apostar por todos los ámbitos actualmente reconocidos, pero desde una distribución de instrumentos y presupuesto para impulsarlas. Así, abogamos por un mayor peso de incidencia en la educación formal pero que, dentro de una propuesta de coherencia de políticas, se sufrague con fondos del Departamento de Educación del Gobierno Vasco, que en todo caso pudieran complementarse con convenios directos desde la AVCD. De esta manera, las convocatorias de los instrumentos actualmente vigentes –y los que proponemos crear– estarían más centrados –aunque no únicamente– en educación no formal e informal.
9. Agentes: Consideramos fundamental el reconocimiento explícito de los movimientos sociales como agente de ETS así como población sujeto de las diferentes iniciativas y procesos que se impulsen, ya que son entidades con capacidades políticas y pedagógicas muy en consonancia con los objetivos y principios de la ETS. Además, dentro de una lógica de apertura y diversidad de agentes, es importante incluir a otras organizaciones sociales (como las de la economía solidaria y en favor de la soberanía alimentaria), espacios alternativos de comunicación, etc. Además, consideramos importante romper la barrera Norte-Sur e incorporar con naturalidad agentes del Sur Global en los procesos de ETS.

D. Instrumentos
Como señalamos previamente, la apuesta política por unos principios y un marco de referencia específico podría quedarse en pura retórica si la implementación de la cooperación no camina en el mismo sentido. Bajo este prisma realizamos tres propuestas referidas a los instrumentos:
10. Programas de ETS: Creemos estratégico generar un instrumento de programas de ETS que amplíe la capacidad de incidencia, de articulación de agentes y de ruptura con el binomio Norte-Sur. Este instrumento debería crearse en función de los nuevos fondos destinados a la estrategia (aporte 1) y estar abierto a todas las entidades que demuestren una serie de capacidades políticas y estratégicas en el marco de la ETS, sin considerar otros criterios económicos y de gestión que priman en el actual sistema de acreditación de programas de cooperación. A su vez, este nuevo instrumento debería romper con el entramado técnico-administrativo en torno al Enfoque del Marco Lógico (EML), ya que no se adapta a la lógica de los procesos educativos, pedagógicos y de transformación social.
11. Reconversión K2: Reconvertir la convocatoria de K2 en iniciativas de apoyo a organizaciones sociales sin ánimo de lucro no habituales en las dinámicas de cooperación, posibilitando así una primera experiencia de colaboración, y sembrando de esta manera en favor de la ampliación de agentes prioritarios de ETS.
12. Convenios directos: A lo ya antes señalado sobre convenios para fortalecer procesos de educación formal, también es preciso destinar este tipo de instrumento a fortalecer alianzas con movimientos sociales internacionales, en la misma lógica antes señalada de fortalecer el carácter político de la cooperación vasca y favorecer un diálogo político entre agentes diversos.
E. Cuestiones técnicas
Igual que señalamos antes, es preciso dotar de coherencia a las herramientas técnicas si queremos que estas permitan aterrizar con naturalidad los objetivos y principios políticos. En este sentido, proponemos:
13. Baremación: Revisar la baremación en función de los elementos políticos señalados a lo largo del presente texto (prioridades del marco de referencia, propuesta de estrategias, ámbitos y agentes, etc.). En todo caso, asumir con naturalidad el enfoque político de la propuesta que debe trasladarse a una baremación en la que prime la adecuación a dicho enfoque, por encima de una supuesta objetividad que prime únicamente lo técnico y lo administrativo.
14. Formulario: Simplificar y clarificar el formulario de ETS, hoy en día especialmente complicado y repetitivo, así como definirlo desde su identidad diferenciada del formulario hoy en día hegemónico en el ámbito de la cooperación.

Estos son en definitiva los aportes que realizamos, con ánimo constructivo y como bases sobre las que consolidar la estrategia ETS en los términos que creemos necesarios. Como hemos señalado, queda todavía mucho por profundizar si estas 14 bases fueran tenidas en consideración, por lo que mostramos nuestro compromiso para trabajar en este sentido.


NOTAS:

  1. Forman parte de la Plataforma Elkartasuna Eraldatuz las siguientes organizaciones: Mugarik Gabe, Bizilur, Paz con Dignidad-Euskadi, VSF-Justicia Alimentaria Global, Mundubat, Gernikatik Mundura, Lumaltik, EHNE-Bizkaia y Euskadi-Cuba.
  2. Para más información sobre la propuesta de transición hacia los sujetos y territorios, ver: Fernández, Gonzalo (2015), Cooperación vasca y movimientos sociales: Manual de implementación de la agenda alternativa de solidaridad internacionalista, disponible en: http://publicaciones.hegoa.ehu.es/publications/328

Liburuaren aurkezpena eta eztabaida

Cooperación vasca y movimientos sociales. Manual de implementación de la agenda alternativa de solidaridad internacionalista

Bertan izango dira:
Miriam Nobre (Brasilgo Marcha Mundial das Mulheres)
Ignacio Martínez (Plataforma 2015 y +)
Elkartasuna eraldatuz-Plataforma por una cooperación crítica
Gonzalo Fernández (Liburuaren egilea)

25 de marzo de 2015 (10-13 A.M.)
Lekua: Sala de actos de Koldo Mitxelena Kulturunea (Donostia)

Gonbidapena: http://pdf2.hegoa.efaber.net/entry/content/1625/invitaci_n_presentaci_n_manual.pdf

Pañuelos en rebeldía. Equipo de educación popular…

http://www.panuelosenrebeldia.com.ar/

 

Pañuelos en Rebeldía es un equipo de educación popular que viene desarrollando su práctica política pedagógica con diferentes movimientos populares de Argentina y de América Latina. Nuestro nombre rescata el significado simbólico de diversos pañuelos: los pañuelos blancos de las Madres de Plaza de Mayo; los pañuelos piqueteros que resisten al modelo neoliberal que pretendió convertirlos en los desaparecidos de hoy; los pañuelos zapatistas, y la wipala, que expresan con su dignidad rebelde el camino por los senderos antiguos así como las nuevas búsquedas de los pueblos originarios; los pañuelos lilas, que representan la lucha feminista antipatriarcal; los pañuelos palestinos, que resisten las agresiones imperialistas; y muchos otros pañuelos que, junto con otros símbolos, como las zapatillas de los pibes y pibas de Cromañon que hoy recuperan las luchas contra las nuevas formas de impunidad, o la estrella roja del guevarismo, forjan nuevas rebeldías y gestan nuevas esperanzas emancipatorias.

El Equipo de Educación Popular “Pañuelos en Rebeldía” tiene como objetivo fundamental aportar a la formación política de los movimientos sociales, contribuyendo desde la educación popular a sistematizar la dimensión pedagógica de su praxi (…)

 

 

Compartimos la campaña de adhesiones al Manifiesto “Cooperación al Desarrollo S.A”

Compartimos la campaña de adhesiones al Manifiesto “Cooperación S.A”. Para firmar solo hay que seguir el siguiente enlace (http://bloc.odg.cat/?lang=es).

Animaros a firmar y difundir!!!

El manifiesto “Cooperación al Desarrollo S.A.” surge del malestar ante la apuesta de los gobiernos por un modelo de cooperación para el desarrollo que vacía de contenido la palabra “cooperación” y abre la puerta a nuevas formas de inversión empresarial. Consideramos que los intereses de maximizar beneficios de las empresas transnacionales entran en conflicto con el desarrollo humano, sostenible y equitativo, y denunciamos los mecanismos con fondos públicos que generan anticooperación y terminan endeudando a los países del Sur Global. Así, al visibilizar este cambio de modelo y lo que supone para las pequeñas y medianas ONGDs con voluntad transformadora, somos conscientes de que hay que pasar por la autosuficiencia económica, la concienciación en la calle y la movilización social a nivel local e internacional. Ante el modelo denunciado, proponemos otro, enfocado en la persona y el planeta, y en conceptos como el buen vivir, la economía feminista y el decrecimiento del Norte Global, y les invitamos a unir su firma a este manifiesto (llenando el formulario al final d’aquest email):

Resumen en Castellano
Texto entero en Castellano

Presentación del XI Anuario de la Plataforma 2015 y más

http://www.2015ymas.org/investigacion-y-publicaciones/noticias-editorial-2015-y-mas/2014/17/presentamos-el-xi-anuario-de-la-plataforma-2015-y-mas/

 

Martes 27 de mayo, a las 19.00h, en el Teatro del Barrio (Madrid)
Un año más nos gustaría invitarte a participar en la presentación del XI Anuario de la Plataforma 2015 y más. En esta ocasión, además de presentar las principales conclusiones del informe, dialogaremos sobre desarrollo con Gabriela Sánchez(responsable de El Desalambre, de Eldiario.es), con Roberto Bissio (coordinador de Social Watch), con Luis González Reyes (Ecologistas en Acción), y conPablo Martínez Osés (coordinador de la Plataforma 2015 y más).

En este diálogo, que tendrá lugar el día 27 de mayo, a las 19.00h, en el Teatro del Barrio (C/ Zurita 20, Madrid), analizaremos el estado de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, haremos balance de la política de cooperación española, reflexionaremos sobre la disputa entre propuestas transformadoras y posibilistas en términos de desarrollo, y las conexiones y desconexiones entre movimientos sociales y las políticas y propuestas de transformación global. Os esperamos.

Se ruega confirmar asistencia en:
http://www.2015ymas.org/investigacion-y-publicaciones/noticias-editorial-2015-y-mas/2014/17/presentamos-el-xi-anuario-de-la-plataforma-2015-y-mas/

Una mosca en una botella de Coca Cola. Producciones CMI y OMAL-Paz con Dignidad

http://omal.info/spip.php?article6341

Director: Javier Couso Permuy
Guionista: Pablo Iglesias
Producción: Producciones CMI y OMAL-Paz con Dignidad
Apoya: Agencia Vasca de Cooperación al Desarrollo
Fecha: diciembre de 2013

El documental “Una mosca en una botella de Coca-Cola”, una producción audiovisual de Producciones CMI para el Observatorio de Multinacionales en América Latina (OMAL) – Paz con Dignidad, analiza los medios de comunicación que operan en el Estado español y su forma de tratar a los gobiernos populares de América Latina. Tomando como referencia varios textos de Pascual Serrano, en el documental se pregunta hasta qué punto los grupos privados que controlan casi todo lo que se lee, se ve y se oye, obligan a sus medios a defender sus intereses económicos a costa de la verdad y la ética periodística.

Ver el documental aquí:

http://omal.info/spip.php?article6341

.

El Gobierno odia a las ONG. Beatriz Gimeno.

http://www.eldiario.es/zonacritica/Gobierno-odia-ONG_6_245735454.html

 

Al Gobierno no le gustan las ONG y las ha convertido en otro de sus objetivos a batir. Eso es lo que trasluce en el borrador de la nueva Ley de Subvenciones que prepara. En lo que se conoce del borrador, ya sabemos que, si la ley entra en vigor, las ONG tendrán que cofinanciar obligatoriamente sus proyectos con entidades privadas, así como adelantar el dinero de las subvenciones, lo que muy pocas están en disposición de hacer si no es… exacto, pidiendo créditos, esa zanahoria perversa del capitalismo.

Se pretende, por una parte, hacer de las ONG un nuevo nicho de negocio para el capital financiero, que se endeuden. Aunque estas organizaciones no tengan ánimo de lucro, eso no quiere decir que los bancos no puedan lucrarse con ellas, habrá pensado la lumbrera del PP correspondiente. Por supuesto que endeudarse sólo podrán hacerlo las grandes; todas las pequeñas y la mayoría de las medianas van a desaparecer. Poco le importa a este Gobierno que el trabajo que realizan estas organizaciones para amortizar las consecuencias de la desigualdad se quede sin hacer. Y poco le importa al Gobierno gestionar el hambre, la enfermedad o la necesidad extrema como un negocio. Se trata de privatizar hasta el último resquicio de la vida humana, ahora le ha tocado el turno a la solidaridad.

Si en el camino desaparecen la mayor parte de las ONG pues casi mejor. Al Gobierno no le gusta ninguna de ellas, ni siquiera las católicas. Y no le gustan por varias razones fáciles de adivinar; porque su mera existencia pone de manifiesto que la gente puede organizarse con el solo objetivo de ayudar a los demás; no le gustan tampoco porque con su trabajo y sus denuncias desvelan la injusticia y la desigualdad creciente, el dolor que provocan sus políticas. No le gustan porque su labor es un ejemplo a seguir, porque son la conciencia de la sociedad, y este Gobierno ni tiene conciencia ni quiere verla revoloteando alrededor. No le gustan porque las ONG critican sus políticas y porque lo hacen, además, desde una posición de prestigio social indudable y de credibilidad ganada a base de trabajo duro, honrado y sin ánimo de lucro, lo que hoy pocas instituciones pueden decir; “sin ánimo de lucro” es una intención subversiva para el Gobierno, es una provocación, como dijo Montoro de Cáritas.

Al Gobierno no le gustan las ONG porque estas organizaciones encarnan proyectos éticos, lo cual es nefasto para sus planes. Porque el neoliberalismo es una política, pero es también, y sobre todo, una ideología que pretende naturalizar la injusticia y la desigualdad hasta que lleguemos a creer que la pobreza es parte de la naturaleza y que no tiene remedio. No se trata sólo de imponer sus políticas, sino de que pensemos que no hay alternativa a las mismas porque la vida es, de por sí, injusta y desigual. “La pobreza siempre ha existido y nadie sabe cómo acabar con ella”, que diría Marhuenda. Por eso es importante que desaparezca cualquier rastro de conciencia social en forma de lo que sea, de ONG solidaria, de movimiento social, de pensamiento.

La entrada obligatoria de las empresas privadas en las ONG significará el fin de muchas de ellas; de todas aquellas cuya labor no sea vista por las empresas como una buena promoción para su marca. Así que todas aquellas que se ocupan de las causas menos populares, menos “vendibles”, posiblemente las más necesarias, están condenadas a desaparecer. Porque las empresas que entren a cofinanciar proyectos no tendrán otro fin que la propia promoción y en ningún caso la consecución de ningún objetivo social. Además, lo que si les interesará a estas empresas será no indisponerse con el gobierno. Obligar a que las ONG tengan que endeudarse es una manera de acabar con la mayoría de ellas, y obligar a que tengan que colaborar con las empresas privadas colaboren es una manera de amordazar a las que queden; de silenciar los discursos críticos y convertirlos en discursos de caridad.

Todo porque el ejercicio de la solidaridad es para este Gobierno y para el neoliberalismo, peligroso. No estoy exagerando. En EE.UU los miembros del Tea Party opinan que la palabra “solidaridad” es comunista y que no debe dejarse margen alguno a su práctica. Para esta derecha la mejor manera de mejorar las vidas de los pobres, de los desahuciados, de los enfermos sin seguro médico, de las mujeres maltratadas o de los niños desnutridos es convertirlos en mercancía y poder sacar de ellos algún beneficio empresarial. El mercado es el perfecto organizador de la vida social y es también, según ellos, el que mejor puede distribuir la caridad, que es lo único que conceden que hay que distribuir. Si hay que dar alguna ayuda para evitar que los muertos se agolpen en la calle y para que no se produzca un estallido social, si hay que hinchar a la gente de comida basura y de aspirinas, incluso de eso se puede hacer negocio. Y se disponen a ello.

El programa de este Gobierno no se limita al programa económico austericida impuesto por la Troika y del que son entusiastas ejecutores, sino que es un programa ideológico completo que busca no dejar piedra sobre piedra de un sistema que fue uno de los mayores avances civilizatorios que hemos sido capaces de poner en práctica: un sistema que en España nunca llegó a funcionar del todo, pero que imaginó que todas las personas tenían derecho a llevar una vida digna. Eso se ha acabado del todo y ahora lo que debería acabarse es nuestra paciencia.

Universidades de la Tierra. Red de formación agroecológica en el Estado español.

UNIVERSIDADES DE LA TIERRA, la Red de Formación Agroecológica en el Estado Español es un proyecto iniciado en 2014 con el objetivo de poner en contacto las diferentes instituciones que realizan cursos de formación sobre agroecología, soberanía alimentaria y temáticas relacionadas.

UNIVERSIDADES DE LA TIERRA es una plataforma de contacto entre personas y organizaciones de todo el estado para propiciar debates, sinergias y actuaciones conjuntas entre todos los que tienen como objetivo el paradigma de la Soberanía Alimentaria y la lucha por un mundo más justo. El proyecto surge a raíz de las Jornadas “Soberanía Alimentaria y Universidad”, celebradas en la Universitat Autònoma de Barcelona en noviembre de 2013.

Más información en:

http://universidadesdelatierra.org/